Buscar
   
Volver a la página principal Chatea con montones de oyentes del programa Deja un mensaje para que todos sepan que has estado aqui y dinos que te ha parecido la página Envianos tus propias noticias o articulos para que sean incluidos y todo el mundo pueda leerlos Entra en tu panel de control de usuario donde podrás configurar muchas opciones Si estar conectado com usuario registrado aqui podrás desconectarte
    Registrate
Articulos y Noticias
· La Zona Cero
· Azul y Verde
· Pasajes de la Historia
· Terror y Relatos
· Materia Reservada
· Callejon del Escribano
· Secciones Antiguas
· Entrevistas

Otras Opciones
· Descargas
· Foros de Opinion
· Lista de Miembros
· Mensajes Privados
· Almacen de Articulos
· Recomiendanos
· Tutoriales
· Enlaces

Usuarios Conectados
Actualmente hay 1 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

El Portal de la Rosa de los Vientos :: Ver tema - Recopilación de leyendas urbanas
 FAQFAQ   BuscarBuscar    Diccionario de la Real AcademiaDiccionario RAE    PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

Recopilación de leyendas urbanas
Ir a página Anterior  1, 2, 3
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La Zona Cero
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
nekxo
zörg supremu
zörg supremu


Registrado: Jul 25, 2009
Mensajes: 5080
Ubicación: En alta mar...

MensajePublicado: Sat Mar 29, 2014 2:42 am    Asunto: Responder citando

La Maldición de Carmen Winstead





Cita:


Cuenta la leyenda que un grupo de amigas queriendo gastar una broma a una compañera del colegio la tiraron por el hueco de una alcantarilla. La chica se partió el cuello en la caída y desde entonces comenzaron a…

Finalizada la hora del almuerzo escolar, la maestra les comunicó a los alumnos que la junta directiva había planificado un simulacro de incendio en el que todos debían participar.

Poco después sonó la alarma y los alumnos salieron para reunirse en el patio. Era un día caluroso, con el cielo despejado y un sol que hacía arder la piel, llenando las frentes de los estudiantes con pequeñas gotas de sudor.

La maestra comenzó a leer la lista de nombres. Todos alzaban la mano y decían “presente” de forma mecánica, consumidos por el aburrimiento. Sin embargo, una chica de un grupo de cinco amigas se fijó en el hecho de que Carmen (una compañera de clase) estaba de pie junto a la alcantarilla, a la que le faltaba la tapa desde hacía semanas, y aún faltaba bastante para que la maestra leyera su nombre. Sus ojos brillaron. Carmen estaba entre las últimas de la larga lista organizada en orden alfabético: ¿qué pasaría cuando la llamen si caía en la alcantarilla? “¡Carmen está en la alcantarilla!”, podrían corear y entonces todos reirían a carcajadas y la pobre Carmen sería el hazme reír. Quién sabe, incluso podrían terminar por bautizarla como “La Chica de la Alcantarilla”. La oportunidad de romper el aburrimiento y hacer historia era perfecta, así que les comunicó discretamente la idea a sus cuatro amigas y todas empezaron a agolparse en torno a Carmen, fingiendo torpeza para empujarla y hacerla caer sin que aquello pareciese premeditado…

La maniobra fue perfecta, Carmen apenas emitió sonidos de queja mientras la hacían caer y, cuando dijeron su nombre, las cinco chicas empezaron a gritar: “¡Ella está en la alcantarilla¡ ¡Ella está en la alcantarilla!”.

Un mar de carcajadas se desató, pero las risas empezaron a silenciarse cuando la maestra se acercó a ver y, antes de que emitiera palabra alguna, se giró y miró a todos con una mueca impregnada de angustia y terror. La situación no inspiraba risa alguna: Carmen había caído de cabeza en el hueco y al aterrizar su cabeza se había torcido hacia un lado en una posición totalmente imposible, su cara casi sin piel después de haberse raspado contra las paredes de la alcantarilla en la caída y una mueca espantosa como si hubiera tratado de gritar y no hubiese tenido el tiempo suficiente. La sangre se dispersaba en un charco que se mezclaba con el excremento húmedo y maloliente que impregnaba todo su cuerpo.

Las cinco chicas se acercaron a ver. Una lágrima asomó tímidamente en la mejilla de la autora de la broma mientras sus ojos atónitos contemplaban como una gorda cucaracha yacía sobre lo que alguna vez fue el rostro de Carmen, moviendo sus antenas como para ver si todo estaba bien. Pero nada estaba bien, y ella y cada una de sus amigas se sintieron como uno de esos repulsivos insectos cuando la Policía vino y determinó que Carmen tenía el cuello roto y estaba muerta. Según dijeron, al caer Carmen se golpeó con las escaleras metálicas, de tal forma que perdió la cara y después se rompió el cuello al estrellarse contra el cemento.

Minutos después se llevaron el cadáver de Carmen, acompañado por una procesión de moscas cuyos zumbidos eran casi el único ruido en medio del fúnebre silencio. Ese día hubo un interrogatorio después de clases. Todos debían ir.

En el interrogatorio las cinco chicas dijeron que fue un accidente y que ellas fueron testigos. La Policía les creyó y el caso de Carmen Winstead se cerró, pero algo aún más siniestro había comenzado…

Meses después, compañeros de clase de la fallecida Carmen empezaron a recibir correos electrónicos que se titulaban “La empujaron” y afirmaban que a Carmen la habían empujado, que su muerte no era un accidente. También, los correos decían que los culpables debían asumir la responsabilidad del crimen, pues de lo contrario habría terribles consecuencias. La mayoría pensó que los correos eran una farsa elaborada por alguien que quería divertirse causando temor, pero otros no estaban tan seguros.

Transcurridos unos pocos días tras la cadena de correos, la chica que ideó el plan para ridiculizar a Carmen estaba bañándose cuando de pronto oyó una extraña risa. Cerró el grifo para oír mejor: la risa parecía venir del interior de la ducha. ¿Acaso se estaba volviendo loca? Aterrada, se secó rápidamente, se vistió, se despidió de su madre nerviosamente y se fue a dormir más temprano que de costumbre. Cinco horas después su madre se despertó al oír un portazo en la puerta de entrada. Su hija no estaba en la habitación ni en lugar alguno de la casa. Llamó a la Policía, pero los agentes poco podían hacer al respecto, ya que no se podía interponer una denuncia en personas desaparecidas hasta que transcurrieran 48 horas, aún así prometieron a la desconsolada madre patrullar las calles cercanas para buscar a su hija. La búsqueda de familiares y amigos tampoco tuvo éxito y la chica no apareció aquella noche.

La mañana siguiente mientras el conserje del colegio limpiaba las hojas secas del patio, se encontró que la tapa de la alcantarilla (que habían vuelto a colocar después de producirse la trágica muerte de Carmen) había sido levantada y apartada a un lado. Al asomarse descubrió algo realmente escalofriante. Parece que la chica desaparecida la había retirado antes de lanzarse de cabeza por el conducto y se encontraba en el fondo con el cuello roto y la cara destruida, borrada por los golpes que se había dado al caer y golpearse con las escaleras metálicas de las cloacas. Una muerte idéntica a la que sufrió Carmen.

El mismo destino les esperaba a las otras cuatro culpables de la muerte de Carmen. Tras la muerte de las dos primeras un equipo del ayuntamiento soldó la alcantarilla para que nadie más pudiera abrirla. Sin embargo eso no pareció impedir a la tercera víctima arrancarla del suelo, algo que requería una fuerza sobrehumana. Por supuesto esa fue la gota que colmó el vaso y se decidió colocar vigilancia las 24 horas del día en ese peligroso punto de encuentro para “suicidas”.

Las dos víctimas restantes murieron de la misma forma, pero el espíritu de Carmen en esta ocasión las guió hasta alcantarillas cercanas a sus domicilios, la vigilancia podría frustrar sus planes. Una por una cayeron en las alcantarillas, perdiendo el rostro y rompiéndose el cuello. Todas se habían quedado dormidas antes de su trágica muerte, en ese momento cuando se encontraban más vulnerables, Carmen aprovechaba para poseer sus cuerpos y guiarlas como si se tratara de un caso de sonambulismo hacia un muerte tan cruel como la que ella había sufrido. Un destino cruel porque podían sentir todo lo que ocurría pero no tenían control sobre su cuerpo.

Pero la cadena de muertes no se detuvo ahí, ya que posteriormente otros compañeros de clase de Carmen también fueron encontrados muertos en distintas alcantarillas, con el cuello roto y el rostro anulado. Ellos y ellas también se habían dormido antes de aparecer muertos…

Resultaba muy inquietante pensar que todos esos otros compañeros muertos no habían creído en los correos electrónicos que afirmaban que Carmen fue empujada. ¿Acaso el espíritu de Carmen se estaba vengando? ¿Podría eso explicar muertes tan extrañas en las que no se entendía cómo diablos los cuerpos habían ido a parar a la alcantarilla sin que nadie advirtiese con claridad el rumbo que las víctimas tomaban antes de ser asesinadas? El espíritu de Carmen Winstead andaba suelto y, quien no creyese que ella fue empujada, corría el riesgo de ser castigado con una muerte semejante a la de Carmen, muerte que caería sobre él o ella durante las horas de sueño, con un sigilo que solo se rompería al caer por la alcantarilla…


NOTA:


Esta leyenda es muy reciente, se empezó a propagar en el año 2006 mediante una cadena de correos en los que afirmaban que si no enviabas la historia a tus amigos Carmen Winstead regresaría del mundo de los muertos a por ti por no creer su historia. Actualmente está resurgiendo en Estados Unidos gracias a mensajes en cadena efectuados en facebook a través de publicaciones en los muros.



Fuente: Leyendas urbanas
_________________
[img][/img]

Orgullo Rosaventero. Identidad Rosaventera. DESPERTA FERRO!!!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
nekxo
zörg supremu
zörg supremu


Registrado: Jul 25, 2009
Mensajes: 5080
Ubicación: En alta mar...

MensajePublicado: Wed Apr 23, 2014 8:22 pm    Asunto: Responder citando

Futakuchi-Onna





Cita:


Las Futakuchi-Onna son mujeres que han sido castigadas por los espíritus con una segunda boca cerca de su nuca. Boca que normalmente queda oculta bajo sus cabellos pero que les murmura y las obliga a traerla comida…


La Futakuchi-Onna pertenece a la familia de los yokai (un tipo de monstruos mitológicos) y tiene el aspecto de una mujer que, por debajo de sus cabellos y algo más arriba de la nuca, tiene una segunda boca completamente funcional (con labios, dientes y lengua). Normalmente es idéntica a su primera boca según la creencia general, aunque otras veces se muestra con un aspecto mucho más escalofriante y grotesco, dientes afilados y un tamaño desproporcionado. Esta segunda boca tiene vida propia, pues al parecer está animada por un espíritu vengativo, que la impulsa a atormentar a su dueña, gritando o chillando si esta no la alimenta directamente o se acerca a los alimentos y no le ofrece, ya que el poder de esta maldita boca secundaria le da la facultad de manipular los cabellos de la mujer para usarlos como tentáculos que usa hábilmente para proporcionarse comida. Según la leyenda, la boca está allí como una forma de castigo a la mujer que lo sufre, normalmente por no comer suficiente o comportarse de forma egoísta con la comida.

Al igual que otros seres mitológicos de aspecto humano, la Futakuchi-Onna suele pasar desapercibida por aquellos con quienes convive y, por lo general, es descubierta después de que una o más personas se percatan de que los alimentos están desapareciendo misteriosamente en proporciones alarmantes, ya que la segunda boca de la Futakuchi-Onna come el doble de lo que come su anfitriona (la mujer en la cual está, a modo de condena…).

Como ya se dio a entender, y es esto lo que resulta más aterrador en la leyenda, la segunda boca de la Futakuchi-Onna tiene conciencia propia y piensa o, para ser más precisos, piensa el espíritu rencoroso y castigador que la controla… Por esto, esta boca viviente no solo puede gritar, chillar y manipular los cabellos de la mujer, sino que además es capaz de obligarla a cometer casi cualquier tipo de acción, incluso un crimen, y la torturara psicológicamente si se niega, murmurando constantemente y avivando el sentimiento de culpa en la mujer, achacándole la falta moral que la llevó a tener una segunda boca y convertirse en un monstruo…

.
La historia del avaro:


Esta historia, pasada de generación en generación como una viva advertencia de los castigos sobrenaturales que puede recibir la tacañería, cuenta que, hace mucho tiempo, vivía en un pueblo un artesano muy trabajador, que estaba aún en edad de tener mujer e hijos, y gozaba de cierta holgura económica porque había renunciado a casarse, no porque fuera muy religioso o porque no le gustaran las mujeres, sino porque le producía una profunda aversión la idea de tener que mantener a una mujer, de tener que pagar una boca más… Su dinero era su dinero, era el dinero que conseguía con su esfuerzo, y no quería compartirlo con nadie, pues deseaba poder disfrutarlo él solo, comprándose buena ropa y cosas que, de tener una boca que mantener, seguramente no podría gozar.

No obstante, todo cambió cuando, cierto día, en el pueblo apareció una nueva habitante, que vino sola, sin esposo, padres, hijos, o tipo alguno de compañía. Esta mujer tenía la piel tersa, blanca como la nieve, los cabellos largos y sedosos, y el rostro inundado por una belleza digna de ser retratada por la mano de un hábil pintor. Apenas la vio, el artesano quedó embelesado; sin embargo, lo que realmente le hizo desearla con intensidad y quererla para sí, fue el enterarse, tras un par de días, que la mujer comía sumamente poco, tan poco que, tenerla en casa, acarrearía un gasto económico insignificante en comparación con todo lo bueno que podría obtener con su compañía. Así, el artesano empezó cortejarla hasta que finalmente la convenció para casarse y la llevó a vivir con él.

Inicialmente todo fue alegría, pues la mujer era una compañera agradable y entretenida, y además el artesano veía con gran complacencia que, efectivamente, eran muy ciertos los rumores sobre lo poco que comía. No obstante, el tiempo pasó y el hombre se percató de que sus reservas de alimentos estaban disminuyendo de manera misteriosa, y en cantidad tal que era como si, además de él y la mujer, viviesen dos personas más en la casa, aunque sabía que no habían entrado a robarle porque, justamente por lo aferrado que era a sus posesiones, cuidaba muy bien que nadie entrara a su hogar. Entonces: ¿acaso su esposa se estaba comiendo la reserva cuando él no la veía, cuando dormía o no estaba?… Eso le resultaba un poco difícil de creer porque ella seguía siendo tan delgada como cuando la conoció, y ya debería estar como un luchador de sumo si comiese tanto; sin embargo, se decidió a espiarla para disipar sospechas, de modo que, cierta mañana, fingió ir al trabajo y se quedó escondido en casa…

Lo que vio lo dejó sin palabras, lo horrorizó, y habría gritado si no fuese porque temió perder su vida. Y es que allí, en la cama donde durmió tantas noches con aquella mujer de piel blanca como el marfil, yacía una cosa horrenda, inimaginable, que él no alcanzaba a entender cómo no pudo sentir con sus manos al acariciarle la cabeza a su esposa… Era una boca, con lengua, dientes y labios, una boca viviente que su mujer tenía en la parte de atrás de la cabeza, por encima de la nuca. Esta boca murmuraba cosas que él no alcanzaba a oír, pero creyó que eran acusaciones porque su mujer lloraba con cara de remordimiento, mientras la boca controlaba los cabellos de ella como si fuesen tentáculos, hasta que la mujer se levantó y se acercó a un plato de arroz, y entonces la boca viviente usó los cabellos para agarrar una cuchara y engullir con voracidad la comida…

Fue lo más espantoso que jamás vio en toda su existencia, y unos días después pensó en divorciarse de su esposa, pero la segunda boca intuyó el plan y lo sorprendió en la bañera, llevándoselo a las montañas para matarlo, aunque allí él consiguió escapar y se escondió entre las hierbas y el agua verdosa de un pantano, donde permaneció hasta que su endemoniada mujer desistió y se marchó. Esta es la versión más conocida del final: en la otra, la mujer lo encuentra y lo asesina, devorándole el rostro lentamente con su boca secundaria…


¿Por qué se transforman en un Futakuchi-Onna?


Existen cuatro versiones sobre la procedencia de la segunda boca que caracteriza a estos monstruos, cada una podría considerarse una leyenda independiente aunque todas tienen puntos en común.

La mujer que no come: En la actualidad se le llama “anorexia”, pero siempre hubo mujeres que se privaban de comer pudiendo hacerlo para mantener la línea: así, cuando enfermaban gravemente, a veces eran castigadas por las fuerzas que gobiernan el mundo sobrenatural, y el castigo era la aparición de una boca viviente que las obligaba a comer…

La mujer que no alimenta a los hijastros: Cuentan que, cuando una madrastra no alimenta a sus hijastros y sólo da de comer a su propia descendencia, es gravemente castigada si esa conducta causa, directa o indirectamente (haciéndolo más proclive a enfermarse y no recuperarse de las enfermedades), la muerte de un hijastro o una hijastra. Entonces le cae una terrible maldición, en la que el espíritu del difunto hijastro o hijastra entra en ella, en su cabeza, donde la atormenta murmurando cosas, y haciéndole crecer una segunda boca que comerá mucho más de lo que le fue negado en vida.

Esta creencia se relaciona con una conmovedora historia, en la que una madrastra malvada tenía una hija y una hijastra. A la hija la trataba bien, y le daba de comer en abundancia, en detrimento de la relegada hijastra a la que apenas daba lo suficiente para evitarle la muerte; sin embargo, esto fue mermando la salud de la criatura, que se enfermaba constantemente y un día falleció… Después, pasados unos 49 días (el tiempo máximo en que el alma está en el más allá antes de reencarnar, según el budismo), la madrastra empezó a sentir terribles dolores en la parte posterior de su cabeza: sentía que se le estaba abriendo el hueso, que algo le estaba creciendo, y a veces le parecía escuchar la voz de la hijastra en su cabeza, hasta que un día se despertó y tenía una boca en la parte que le causaba los dolores… Esta boca hablaba con la voz de la hijastra, pues estaba animada por su espíritu que, sediento de venganza, le exigía los alimentos que en vida no le dio, pero en mucha mayor cantidad…

La madre egoísta: Parecida a la versión anterior, una creencia dice que la maldición de la boca viviente también cae sobre todas las madres que, bien por tacañería, por glotonería o ambas cosas, se alimentan bien sólo ellas y a sus hijos no dan casi nada de comer, haciendo que se enfermen y mueran. A ellas, les viene la condena de que, el espíritu del hijo difunto, les atormentará bajo la forma de una boca viviente en la parte posterior de la cabeza…

La esposa del leñador: Esta versión no se generaliza y se relaciona con una historia particular, en la que un leñador estaba un día cortando un árbol, cuando de pronto su esposa se acercó y él, sin querer, le dio un hachazo un poco por arriba de la nuca… Esto no mató a la mujer, pero la herida nunca sanó, y una boca viviente creció en su lugar…



Fuente: Leyendas urbanas
_________________
[img][/img]

Orgullo Rosaventero. Identidad Rosaventera. DESPERTA FERRO!!!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
nekxo
zörg supremu
zörg supremu


Registrado: Jul 25, 2009
Mensajes: 5080
Ubicación: En alta mar...

MensajePublicado: Mon May 05, 2014 7:21 pm    Asunto: Responder citando

La leyenda del fantasma de la Dama de Blanco





Cita:


Existen varias leyendas sobre mujeres fantasmas, pero un de las más conocidas a nivel mundial es el fantasma popular de la Dama de Blanco. Muchas personas, jóvenes y viejos, han contado historias sobre sus encuentros con este fantasma. Curiosamente, el avistamiento de la Dama de Blanco ha sido reportada desde todas partes del mundo como en Estados Unidos, Brasil, Islandia, Gran Bretaña y muchos otros lugares.

Según los expertos, la aparición del fantasma de la Dama de Blanco está vinculada al lugar donde murió en un principio. Si la dama fue vista en un camino probablemente murió en un accidente automovilístico o fue atropellada por un coche, cuando una Dama Blanca es vista cerca de un rio o lago, se supone que ella murió ahogada en el agua.

Pero la realidad es que son muchas las personas que afirman haber sido testigos este fantasma, siendo un buen motivo para no pasarlo por alto. Un fenómeno que en nuestros días continúa siendo un misterio que carece de explicación alguna. A continuación comentaremos todos los detalles y las misteriosas apariciones en todo el mundo del aterrador fantasma de la Dama de Blanco.


¿Cómo es el fantasma de la Dama de Blanco?


Según los registros, los testigos del fantasma de la Dama de Blanco afirman que generalmente va con vestimentas de color blanco, aunque otros testigos han informado que en realidad la han visto con ropa de color gris, pero todos coinciden en que el estilo de su ropa es victoriano.

Su pelo es también de color blanco, que por lo general, lo lleva suelto y fluye salvajemente alrededor de su cabeza con lazos blancos. Su piel es tan blanca como su pelo, que por lo general, muestra la edad en la que falleció. Como hemos comentado anteriormente, las Damas Blancas frecuentan las zonas en las que murieron a causa de sus muertes trágicas, pero también pueden frecuentar un lugar donde sufrieron cuando estaban vivas. Aunque las Damas de Blanco pueden ser vistas por cualquier persona, los informes señalan que son avistadas con mayor frecuencia por los niños pequeños y ancianos. Esto principalmente se debe a que las mentes de los jóvenes y de los más viejos son mucho más abiertas.


Avistamientos de la Dama de Blanco


Las últimas investigaciones sugieren que las Damas de Blanco no se dan cuenta de todo lo que está sucediendo a su alrededor. Por lo general, parece que están esperando a alguien, o que algo suceda. Se han registrado casos en que el fantasma de la Dama de Blanco se ha acercado a un niño o una persona mayor con los brazos extendidos. El fantasma parece como si estuviera tratando de encontrar a la persona, pero desaparece antes de acercarse a la persona.

Hay algunas teorías en cuanto a lo que sucede cuando una Dama de Blanco es descubierta por los vivos. Si una Dama de Blanco es vista por un niño, se dice que el fantasma bendice al niño y que el niño permanece protegido durante toda su vida. Cuando una persona de edad avanzada ve una Dama de Blanco, se cree que es una predicción de la muerte de la propia persona. Pero también hay otras teorías que dicen que no pasa absolutamente nada si una persona ve el fantasma de la Dama de Blanco.

Como hemos comentado al principio del artículo, el avistamiento del fantasma de la Dama de Blanco es un fenómeno internacional. Pero no en todas partes del mundo la Dama de Blanco es considerada como un fantasma, en ocasiones es tratada como un espíritu de la tierra, a pesar de que comenzó como un ser humano. A continuación, algunas leyendas que están relacionadas con la aparición de la Dama de Blanco por el mundo:


Leyenda hispana: La Llorona


Aunque ya abordamos en su momento es tema, es importante resaltar que esta historia es en ocasiones vinculada a las culturas hispanas, pero también es muy popular en el América del Norte y del Sur. Según dice la leyenda, una hermosa mujer llamada María ahogó a sus hijos con el fin de estar con el hombre que amaba. Cuando él no quiso saber nada de ella, entonces ella se ahogó en un lago en la ciudad de México. María se vio obligada a vagar por la tierra durante toda la eternidad en busca de su descendencia que asesinó. Su llanto constante es lo que le da el nombre de “La Llorona”.

En algunas versiones, el fantasma de la Llorona secuestra a los niños que vagan por el lugar, o incluso a los niños que desobedecen a sus padres. Las personas que afirman haber visto su fantasma dicen que sólo aparece en la noche cerca de los ríos o lagos en México. Algunos dicen que los que escuchan su llanto están marcados por la muerte.


Reino Unido


Según los expertos, la historia de la Dama Blanca de Willow Park se ajusta perfectamente a la descripción. Willow Park es una zona muy boscosa en Newton-le-Willows, Merseyside, en el noroeste de Inglaterra. Este fantasma se cree que es el espíritu atormentado de una novia que fue ahogada en el lago por su marido en su noche de bodas.


Estados Unidos


En este caso el fantasma de la Dama de Blanco es conocida en Estados Unidos como “La Novia Sin Cabeza”, que atormenta a los turistas en el Parque Nacional Yellowstone. Según cuenta la leyenda, ella y su esposo estaban de viaje a Yellowstone, donde supuestamente se jugó todo su dinero. Cuando la novia le preguntó por el dinero, él le dejo que no sabía nada, lo que llevó al marido a decapitar a su esposa y luego huir.

Pero aparte de este fantasma de la Dama de Blanco en Yellowstone también encontramos a otra en Mukilteo, Washington, donde ha habido una gran cantidad de avistamientos en el bosque justo al lado de Clearview Drive. Cuando cae la noche, corre el rumor de que ella trata de “secuestrar” a los conductores, o en el caso de los autoestopistas les intenta engañar antes de desaparecer. También ha habido informes de llantos y gritos alrededor de la cascada en Clearview (dándole el título de “el Llanto”).


Mitología eslava


En la mitología eslava, hay una criatura similar a la Dama de Blanco llamada Rusalka, que es un fantasma de una niña o mujer joven que murió violentamente. No se sabe muy bien porque, pero se cree que la joven se suicidó porque había sido traicionada por su amante, o simplemente era una mujer soltera embarazada cuando falleció de causas naturales. A diferencia de la Dama de Blanco en otras partes del mundo, Rusalka puede tomar la forma de un fantasma, ninfa, súcubo, o sirena.


La leyenda brasileña


En el caso de Brasil, la leyenda se conoce como Dama Branca o Mulher de Branco en portugués y se dice que es el fantasma de una mujer joven que, o bien murió mientras daba a luz a su pequeño o por causas violentas. La gente dice que ella aparece como una mujer pálida con un vestido largo y blanco o con una bata de dormir.

Los expertos creen que la joven mujer fue asesinada por su padre o su esposo en un “asesinato de honor”. Las razones más comunes para estos asesinatos son el adulterio, la negación del sexo o abusos. Otros describen a una mujer joven que murió de hambre por su marido porque él sospechaba que tenía una aventura con un esclavo negro.

Como hemos comprobado, está claro que el fantasma de la Dama de Blanco se aparece en cualquier lugar y en todas partes del mundo, incluyendo tu ciudad, en este momento, muy posiblemente cerca del lugar donde tu resides. Si alguno de vosotros ha tenido algún tipo de experiencia con el fantasma de la Dama de Blanco o vive en una ciudad privilegiada que tiene algún tipo de leyenda parecida, no dudes en compartir tu experiencia.



Fuente: Mundo esotérico y paranormal
_________________
[img][/img]

Orgullo Rosaventero. Identidad Rosaventera. DESPERTA FERRO!!!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
nekxo
zörg supremu
zörg supremu


Registrado: Jul 25, 2009
Mensajes: 5080
Ubicación: En alta mar...

MensajePublicado: Sat May 10, 2014 7:21 pm    Asunto: Responder citando

Camionero Fantasma





Cita:


Un hombre detiene su coche para prestar ayuda a un desconocido que le entrega un sobre con dinero y una dirección. Es de vital importancia que lleve el dinero a su mujer que está a punto de dar a luz. Sin embargo hay algo extraño…

Cuenta la leyenda que un camionero llamado Ignacio Velázquez avanzaba a gran velocidad con su tráiler por una zona montañosa. Aunque habitualmente era muy precavido y un gran conductor, la noticia de que su mujer estaba a punto de dar a luz le había obligado a saltarse las precauciones que normalmente tomaba mientras conducía. Sabía que debía llegar lo más rápidamente posible para entregar un dinero que era necesario para que asistieran el parto de su esposa, por lo que no dudó ni un instante en arriesgar su vida entre abismos y zonas rocosas para llegar lo antes posible. Era un cantidad de dinero muy grande porque sumaba el total de dos meses de trabajo y la venta de una finca que recientemente había heredado.

Cuando faltaban pocos kilómetros para el desvío que le llevaría junto a su esposa y el primer hijo que ésta alumbraría, su camión perdió el control y salió de la carretera. El impacto contra las rocas fue brutal, pero Ignacio consiguió salir del vehículo sin un solo rasguño. Aturdido por la situación y sin saber muy bien qué hacer, intentó que algún coche le llevara hasta su mujer, pero era un carretera poco transitada y tras varios minutos no pasó ningún otro vehículo. Decidido a llegar junto a los que quería de una forma u otra, comenzó a caminar en dirección a su destino; anduvo por aquella carretera varios kilómetros, pero por alguna extraña razón parecía no avanzar y, cuanto más se alejaba del lugar del accidente, más oscuro se volvía todo.

Desesperado por la situación decidió sentarse en una roca, aunque no se sentía cansado, mas estaba tan confundido que necesitaba hacer una pausa, y cual fue su sorpresa que, al mirar hacia atrás buscando algún coche para hacer autostop, encontró a su camión estrellado contra las rocas. Era como si no hubiera caminado ni diez metros a pesar de todo su esfuerzo, como si estuviera atado a aquel lugar y le fuera imposible escapar. Se había convertido en un alma en pena atado a este mundo

Sin embargo el deseo de Ignacio por ayudar a su familia era tan fuerte que ni la muerte le podía impedir que cumpliera con la promesa que le había hecho a su mujer de que llegaría con el dinero. Para él, el tiempo no transcurría a la misma velocidad que para nosotros y cada día era como si volviera a comenzar y no pudiera comprender que la vida seguía su curso normal, cada día empezaba con la misma angustia por no poder ayudar a los que amaba ni despedirse de ellos.

Con el tiempo y casi sin darse cuenta, su espíritu se volvía cada vez mas fuerte, incluso corpóreo, hasta que llegó un momento en el que pudo aparecerse a los conductores que viajaban por esa vía a la misma hora en que él falleció en el accidente con su camión. La mayoría de conductores, asustados, aceleraban el paso o le ignoraban. Hasta que un día…

Una noche un joven llamado Daniel circulaba a altas horas de la madrugada por la carretera, cuando vislumbró a un hombre a un lado de la calzada que parecía haber salido de la nada. Pensando que hacía autostop detuvo su coche y bajó la ventanilla.

-Buenas, señor ¿a dónde va?
-Amigo, necesito ayuda, mi nombre es Ignacio Velázquez y mi mujer está a punto de dar a luz. Mi camión se ha salido de la calzada, no puedo dejarlo aquí con toda la carga (mintió el fantasma para no desvelar que estaba ligado a aquel lugar), pero es de vital importancia que mi mujer reciba este sobre con dinero para que atiendan su parto y las necesidades del niño. Esta es la dirección dónde vivimos, una matrona se encuentra con ellos- le dijo mientras le ofrecía un papel con una dirección anotada y un sobre bastante abultado lleno de dinero.

Daniel no veía el camión que parecía señarlarle el hombre, pero sintió al mirarle a los ojos que era un hombre bondadoso y desesperado que realmente necesitaba su ayuda. Había algo extraño en él, como si por alguna razón sus ojos no pudieran enfocarle y le viera borroso, pero no le dio mayor importancia y lo atribuyó a su cansancio y a que llevaba mas de una hora con la mirada fija en la carretera y concentrado para evitar salirse de la calzada en alguno de los peligrosos abismos.

Alargó su mano para recoger el sobre y la dirección y de forma casual rozó la mano de Ignacio. Un escalofrío subió por su brazo hasta su espalda, un frío tan intenso que le hizo estremecerse. Quedó paralizado, y ante la atenta mirada de Ignacio, bajó la vista para leer la nota y vio que estaba a pocos kilómetros y no le desviaba mucho de su camino, levantó la cabeza nuevamente para confirmar al hombre que cumpliría con su cometido. Pero éste parecía haber desaparecido, miró a un lado y al otro pero no había rastro de él ni de su camión. Se había esfumado con tan rápidamente como había aparecido.

Daniel era una buena persona y a pesar de lo extraño de la situación no dudó en ayudar a aquel buen hombre y a su mujer que sin duda necesitaría aquel dinero. Habían transcurrido un par de horas y había empezado a amanecer cuando llegó a la casa de Ignacio y su mujer, no conocía el pueblo y las indicaciones no eran tan claras como pensó inicialmente. Llamó a la puerta pero nadie le abría. Una vecina, viendo su insistencia mientras golpeaba la puerta, le dijo que ya nadie vivía allí.

- Allí no vive nadie ya, si busca a doña Matilde (el nombre de la mujer de Ignacio), se cambió de casa hace tiempo.

Aquello era realmente raro, pero Daniel era un hombre de principios y estaba decidido a hacer todo lo que estuviera en su mano para ayudar. Pidió la nueva dirección a la vecina y, aunque estaba en la otra punta de la ciudad, no dudó en acercarse para entregar el sobre. Una hora después llegó a la nueva dirección y llamó a la puerta.

- Buenos días ¿está doña Matilde?-dijo pensando que quien le abrió la puerta sería la matrona.
- Buenos días, sí soy yo, ¿qué desea?
- Me envía su marido con este sobre con dinero para atender su parto, pero debe haber un error porque obviamente usted se encuentra en perfecto estado.
- Eso es imposible, mi marido falleció en un accidente de tráfico el día que nació mi pequeñín.

Pudo ver a un niño de unos cinco años jugando en el suelo detrás de doña Matilde. Daniel estaba confundido, pero algo en su interior le decía que era el lugar y la persona correcta, por lo que extendió su mano y le entregó el sobre sin hacer más preguntas. La mujer abrió el sobre y estalló en lágrimas cuando encontró junto al dinero una nota escrita a mano por su marido que le decía:

“No he faltado a mi promesa, aquí está el dinero, siempre estaré con vosotros. Os quiero”

Daniel estaba tan aturdido por la situación que se derrumbó en el asiento de su coche y empezó a pensar en lo sucedido: la extraña forma de aparecer en la calzada, su mano tan fría como el hielo, como desapareció en un instante. Era todo tan siniestro que debería estar muerto de miedo… Pero no era así, sentía una gran paz y la sensación de haber hecho lo correcto. Recostó su cabeza en el respaldo del asiento e instintivamente miró por el espejo retrovisor.

Reflejado en él estaba Ignacio, que le sonreía y le daba las gracias. Daniel dio un salto en su asiento y se giró para mirar tras su vehículo en el lugar que debiera estar el hombre que se reflejaba. Pero allí no había nadie, miró nuevamente al espejo, pero todo rastro de aquel buen hombre había desaparecido.

NOTA:

Esta leyenda está basada en la historia de “El trailero fantasma”, una leyenda bastante conocida en México y que narra cómo el fantasma de un hombre aparece pidiendo ayuda para entregar un sobre con dinero a su familia. Muchos aprovechan para quedarse con el sobre y su contenido, pero el fantasma les castiga secando su cuerpo hasta dejarles como un esqueleto o apareciendo en el asiento del copiloto y provocando un accidente que les cuesta la vida.




Fuente: Leyendas urbanas
_________________
[img][/img]

Orgullo Rosaventero. Identidad Rosaventera. DESPERTA FERRO!!!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
nekxo
zörg supremu
zörg supremu


Registrado: Jul 25, 2009
Mensajes: 5080
Ubicación: En alta mar...

MensajePublicado: Sat May 17, 2014 10:34 pm    Asunto: Responder citando

La Descarnada





Cita:


La descarnada es un espíritu vengativo que seduce a los hombres con su gran belleza y cuando se acercan a ella les revela su verdadero rostro, podrido y en descomposición hasta el punto de convertirse en un esqueleto viviente…

Versión salvadoreña

La versión más conocida de La Descarnada viene de El Salvador y tiene como escenario las carreteras de dicho país, sobre todo a la que va de Santa Ana a Chalchuapa. A diferencia de otras leyendas que están más ancladas en el terreno del mito, ésta permanece activa en el imaginario popular pues son muchos los individuos que han afirmado ver a la escalofriante Descarnada. La leyenda cuenta así :

En las carreteras desoladas solía aparecer una mujer de gran belleza: sola, con ropas provocativas y actitud sensual y coqueta, haciendo autoestop al borde del camino, esperando al incauto que la recogiera.

Una vez que el hombre (sólo tentaba a los varones)-ante la oportunidad de tener una aventura con la mujer- detenía su coche y le preguntaba a dónde iba, la misteriosa mujer respondía siempre que a un sitio no muy lejano, localizado apenas a pocos kilómetros. Así, los hombres nunca dudaban en subirla; pero, ya dentro del vehículo, la mujer empezaba a mirarlos de manera provocadora, a realizar movimientos tentadores y a seducirlos.

Finalmente los inocentes hombres detenían el vehículo y comenzaban a acariciarla y a besarla, pero he allí que el deseo se tornaba en asco y el placer en terror. En efecto, la alguna vez bella dama se transformaba en una especie de asquerosa muerta viviente cuya piel se desprendía poco a poco, quedando entre las manos del hombre restos de piel y músculo. Incluso una vez que el hombre quedaba paralizado por el miedo y detenía sus caricias el proceso de descomposición y degradación continuaba hasta que la mujer se presentaba como un esqueleto viviente…

Según cuentan, todo aquel que la llegase a ver quedaba en estado de shock: confundido, incapaz de hilar palabras que pudiesen explicar lo sucedido; presa del miedo absoluto, como si acabase de despertar de la más vívida pesadilla.

No se sabe bien origen de la extraña mujer, pero muchos afirman que se trata del espíritu de una perversa hechicera.

Versión azteca

Esta versión no es muy conocida pero es la más impactante de todas. La historia es la siguiente:

En un pequeño pueblo a las afueras de Tenochtitlán, vivía un valeroso y celebre guerrero con su esposa, la cual jamás le había podido dar un hijo o hija, por lo cual era despreciada entre los miembros de la comunidad. Según la tradición, una mujer infértil debía ser expulsada de la sociedad para evitar que su presencia trajese el infortunio general. Pero el guerrero era compasivo y amaba a su esposa, además de que no perdía las esperanzas de tener descendencia con ella, razón por la cual había evitado que la comunidad exiliase a su mujer.

Sin embargo, cierta mañana el destino la desamparó y su esposo fue enviado a la guerra; mas, para colmo de males, poco después de que él se marchó, ella se dio cuenta de que estaba por fin embarazada. Entonces corrió, intentando alcanzar a su marido para darle la buena nueva. Pero no pudo alcanzarlo, pues una turba de enfurecidas mujeres la apedreó para cumplir con el absurdo rigor de la tradición, matando así al bebé que había en su vientre.

No obstante, tras ser apedreada la mujer rogó a los dioses que la ayudaran en su venganza, y los dioses la escucharon y le concedieron el poder de arrancarse la piel para aterrorizar a aquellas mujeres y después matar a sus hijos…

Ella podía quitarse la piel, ir a matar y luego volver a su apariencia normal, evitando de ese modo las sospechas. Logró así acabar con muchas de las mujeres que la apedrearon en las siete noches de terror que hizo vivir al pueblo antes de que su marido volviese de la guerra.

Cuando su esposo volvió, ella intentó quitarse la piel y salir a matar a las víctimas pendientes sin que él se despierte, sin que se dé cuenta, pero él se hizo el dormido y después la siguió, quedándo espantado al ver el oscuro poder de su esposa y lo que ésta hacía con ese poder. Él sabía que esas mujeres habían obrado mal, pero las acciones de su esposa le parecían desmesuradas, de modo que volvió rápidamente y le lanzó sal a la piel de su esposa para que jamás pudiese volver a colocársela.

Al regresar de su cacería, la mujer del guerrero se puso la piel, pero la sal le causó tal dolor que ella terminó muriendo retorciéndose de agonía. Había nacido La Descarnada.

Nunca más la volvieron a ver, pero desde su muerte fueron frecuentes las historias que hablaban de aterradores alaridos y lamentos que se oían cuando una mujer daba a luz, aunque esos alaridos y lamentos no provenían de la reciente madre sino del espíritu de La Descarnada, envidiosa de aquellas mujeres capaces de traer el hijo o la hija que ella nunca pudo engendrar…

La leyenda no se conoció mucho porque La Descarnada azteca solo se manifestaba en los alrededores de donde había vivido; aunque, hace no mucho tiempo, se dice que un grupo de hombres vio (antes solo se la había escuchado…) a la espantosa descarnada en uno de los senderos que hay en las faldas del Popocatépetl.

Versión ecuatoriana: La Dama Tapada

La versión ecuatoriana de La Descarnada tiene sus orígenes en el Guayaquil (puerto principal de Ecuador) del siglo XVIII. Al igual que la versión salvadoreña, esta leyenda cuenta la historia de una mujer que primero se presenta como bella y seductora y después como una imagen de muerte y descomposición. La historia podría narrarse así:

La Dama Tapada es una misteriosa y siniestra mujer que únicamente se aparece a hombres que caminan solos por las calles de la ciudad entre las 12 y las 4 de la madrugada. Nunca se supo a ciencia cierta su origen ni de dónde venía, lo único que es una realidad es que aparece a pocos metros y de forma casual frente a los hombres que prendados de su belleza comienzan a seguirla.

Era una mujer de esbelta figura y cautivadoras formas, de andar seductor y elegante, rodeada de un dulcísimo aroma que dejaba al paso y cubierta en el rostro por un velo que, pese al enigma que representaba, dejaba averiguar gran belleza y juventud tras las sedosas telas… Ningún hombre —sea joven o viejo— se le resistía, todos se veían hipnotizados ante la intensa atracción que ejercía aquella mujer, empezando así a seguirla sin importar qué tan tímidos fuesen. Aunque resultaba desconcertante el que la distancia entre el hombre y la enigmática dama siempre se mantenía igual: nadie se alejaba, por más cobarde que fuese, y nadie se le acercaba más allá de cierto punto… De esa forma la Dama Tapada los mantenía hipnotizados por su atracción, haciéndolos seguirla a lo largo de angostos callejones: girando a uno u a otro lado sin perderse, mostrando un conocimiento inusitado de la zona.

La mujer parecía invitar a su perseguidor a que la siguiese con leves giros de cabeza y miradas fugaces, así como una risa juvenil. Tal era el estado de “enamoramiento” de los hombres que la seguían, que no parecían darse cuenta de que nadie más podía verla e incluso las personas que se cruzaban de frente con ella parecían ignorarla.

Finalmente, tras mucho andar la dama se detenía y le decía al caballero: “Ya me ve usted cómo soy… Ahora, si quiere seguirme, siga…”. Entonces se quitaba el velo y por uno o dos segundos, el rostro de la mujer mostraba una deslumbrante belleza griega: finas y delicadas facciones, piel fresca y sonrosada, ojos de cautivadora hermosura y labios de ardiente sensualidad. Pero, tras la breve visión, las sombras oscurecían aquel rostro y la mano de la muerte caía sobre ella, como en acelerada descomposición, reemplazando a la belleza y a la juventud por una horrenda calavera de la que manaba un hedor intolerablemente nauseabundo… Entonces el hombre quedaba paralizado por el espanto, todo tembloroso y con la frente y las manos bañadas por gotas de un sudor frío como la muerte…

Según cuentan quienes lograban verla desaparecer, la dama se desvanecía al llegar a la vieja “casa abandonada de don Javier Matute”.

Como antes se dijo, el origen concreto de la Dama Tapada está en el misterio, aunque dentro de la tradición oral se afirma que ella es el alma en pena de quien en vida fue una hermosa mujer que abusó de sus atributos en el “comercio de la carne”.



Fuente: Leyendas urbanas
_________________
[img][/img]

Orgullo Rosaventero. Identidad Rosaventera. DESPERTA FERRO!!!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
nekxo
zörg supremu
zörg supremu


Registrado: Jul 25, 2009
Mensajes: 5080
Ubicación: En alta mar...

MensajePublicado: Thu May 22, 2014 8:02 pm    Asunto: Responder citando

Los Gemelos Traviesos





Cita:


Dos hermanos gemelos conocidos en su pueblo por sus travesuras se cuelan en la casa de un viejo que acaba de fallecer para poder ver un cadáver de cerca. Cuando se encuentran jugueteando y burlándose del cuerpo llegan…

Pedrito y Juanito eran inseparables, no en vano eran hermanos gemelos y estaban entre los pocos niños de su edad que quedaban en el pueblo. Hacia años que la gente había empezado a migrar a la ciudad y los pocos jóvenes que permanecían en el pueblo lo hacían más por apego a sus mayores que por un deseo real de quedarse. Los padres de Pedro y Juan no eran la excepción, más de una vez se habían planteado hacer las maletas y arriesgarse a empezar una nueva vida en la ciudad, alejados de la monotonía del campo y el pesado trabajo de arar y sembrar los cultivos. Pero la idea de que sus hijos se criaran entre coches, humo y los peligros propios de las grandes urbes les frenaban. Aunque claro, eso también tenía su contra, los niños prácticamente estaban solos y no tenían muchos amigos con los que jugar.

Los gemelos eran conocidos en todo el pueblo por sus travesuras, es normal a esa edad que los niños sean inquietos y más cuando se aburren por no tener amigos con los que correr y jugar, pero los pequeños no paraban con sus pillerías y muchos ancianos del pueblo ya estaban hartos de ellos. Incluso, más de uno le había dado una bofetada a alguno de los gemelos o había ido con el cuento a sus padres o al cura, quienes a su vez ya les habían pegado más de un tirón de orejas. Su curiosidad no tenía límites y aprovechaban cualquier despiste para colarse en la casa de un vecino o espiar por una ventana.

Como en todos los pueblos, en el que residían los niños había un viejo huraño, uno de esos abuelos cascarrabias y con mal carácter al que pocos echan de menos cuando muere. Ese era el caso de don Vicente, que cuando falleció a los 75 años de edad no dejó mas que una sensación de alivio entre sus vecinos. Ya había protagonizado alguna pelea por sus terrenos con familiares y propietarios de las zonas colindantes, así que la noticia de su muerte no tuvo demasiado impacto en el pueblo. Aunque por supuesto llegó a oídos de los gemelos, que no dudaron ni un segundo que tenían que ir a investigar.

Nunca habían visto un muerto y su curiosidad fue tan grande que decidieron colarse en la casa de don Vicente cuando todo el mundo había salido del velatorio. Lo de “todo el mundo” es más un decir que lo que pasó realmente, porque salvo un par de plañideras aficionadas a llorar sin motivo aparente en cada funeral que se celebraba en el pueblo (incluso cuando casi no conocían al fallecido), prácticamente no fue nadie a presentarle sus respetos a don Vicente. Tal era el abandono del cadáver del anciano que incluso faltando pocas horas para su funeral ni siquiera le habían metido dentro de su ataúd y aún descansaba sobre una mesa en mitad del salón de su casa.

Pedrito y Juanito encontraron la casa vacía y las condiciones idóneas para saciar su curiosidad y ver al muerto sin que nadie les moleste. Con una total falta de respeto lo manosearon, le intentaron abrir los ojos y la boca, le movieron los brazos como si fuera una marioneta y le imitaron mientras se reían de él, pero un ruido en la finca les alertó.

Corrieron hacia la salida, pero ya era demasiado tarde y, sin saber dónde ocultarse, se metieron en un pequeño armario que estaba tirado en mitad del suelo del recibidor.

La voz de dos hombres que reconocieron como el cura y un viejo herrero, con el que habían tenido problemas en el pasado, sonó acercándose al armario.

-¿Quién ha dejado esto aquí tirado? No se puede ni pasar al salón, ya me contarás cómo va a pasar la gente a presentar sus respetos a don Vicente- Dijo el cura
-Tampoco creo que fuera a venir nadie, don Vicente se ha labrado a pulso una reputación de maleducado durante años y no creo que le llore nadie en este pueblo.
-No hables así, el hombre ya está esperando el juicio de Dios que es el único que tiene el poder de juzgar sus actos- aseveró el cura.

Ambos trataron de levantar el atáud (los niños, mientras los hombres hablaban, se habían escondido dentro por miedo) y se dieron cuenta de que ya estaba lleno.

-¡Ves! aún quedan buenos samaritanos en el pueblo, alguien nos ha facilitado el trabajo y ha metido a don Vicente en su caja. Llevésmoslo a su descanso eterno.-dijo el cura.

Los niños escuchaban toda la conversación desde el interior del féretro, pero era tanto el miedo que tenían al cura y al herrero que no quisieron revelar que en realidad eran ellos los que estaban dentro y quisieron esperar el momento adecuado para escapar.

Nadie acudió al funeral de don Vicente, por lo que el cura, cansado de cargar con la caja y el supuesto muerto, decidió realizar una versión rápida de la misa y en cinco minutos ya había despachado la situación. Los niños, víctimas del calor y el aburrimiento, empezaban a sentirse muy cansados y casi sin darse cuenta se quedaron dormidos. No pasaron más de cuarenta minutos cuando un ruido en la tapa del ataúd les despertó. Paletadas de tierra caían sobre la caja que ya había sido sellada y ni las patadas ni los gritos de los gemelos parecieron alertar al anciano enterrador que era conocido en el pueblo por su sordera. Los niños quedaron enterrados vivos y nadie parecía haberse dado cuenta…

Los padres de Pedrito y Juanito se sorprendieron cuando estos no llegaron a la hora de la merienda, pero imaginaron que estarían demasido entretenidos jugando o que algún vecino del pueblo les había invitado a comer algo. Lo que ya les alarmó fue que anocheció y llegó la hora de la cena y no aparecían por ninguna parte. Entonces comenzaron a buscarles y preguntaron a todo el que se encontraban por las calles, pero nadie parecía haberles visto en todo el día. Asustados llamaron a la Guardia Civil y una pareja de agentes se acercó a coordinar las labores de búsqueda. La madre recordó la muerte de don Vicente y tuvo la intuición de que los niños probablemente fueran a curiosear, pero allí no encontraron más que el cadáver del anciano sobre la mesa del salón, los vecinos se alarmaron cuando encontraron al muerto aún sin enterrar y rápidamente llamaron al cura.

-¿Cómo que no está enterrado? Yo mismo le llevé al cementerio y tuve que darle una misa a la que ninguno de vosotros fue.
-Eso es imposible, padre, don Vicente aún descansa sobre la mesa de su casa.
-Pero el ataúd estaba lleno cuando lo enterramos, si no fue a él ¿A quién hemos sepultado?

La cara de miedo de la madre se reflejó al instante y, conociendo como conocía a sus hijos, intuyó que ellos eran capaces de haberse metido dentro del ataúd en una de sus travesuras.

Por más prisa que se daban en desenterrar el ataúd, el tiempo parecía eterno para los habitantes del pueblo. Era tradición allí enterrar lo más profundo que era posible los féretros, de esta forma se podían sepultar en una tumba a varios familiares y se evitaban olores que se podían convertir en insoportables al visitar el cementerio en los meses más calurosos. Por este motivo llevó varios minutos remover suficiente tierra como para poder abrir el ataúd.

Lo que encontraron allí dentro fue un espectáculo escalofriante. Los niños habían muerto asfixiados, pero no sin antes luchar por sus vidas intentando escapar. Se habían destrozado las uñas de las manos arañando la madera y sus pequeños cuerpecitos estaba cubiertos de sangre. En plena desesperación habían tratado de romper la caja a golpes y se habían lastimado entre ellos y, probablemente fruto de la misma desesperación, habían acabado peleándose como animales acorralados, de modo que podían verse marcas de mordiscos y arañazos en los cadáveres de los gemelos.



Fuente: Leyendas urbanas
_________________
[img][/img]

Orgullo Rosaventero. Identidad Rosaventera. DESPERTA FERRO!!!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
saisev
demiurgo foril
demiurgo foril


Registrado: Jun 18, 2006
Mensajes: 11403
Ubicación: Ezkerraldea

MensajePublicado: Tue Apr 11, 2017 4:21 pm    Asunto: Responder citando

Cuidado con el Hombre-conejo.


En los anales de los fenómenos extraños y los crímenes sin resolver, a veces hay casos que son difíciles de clasificar. Algunos casos sólo parecen cruzar la linea de lo simplemente raro para adentrarse en el reino de lo casi absurdo. Estos son los casos que son difíciles de clasificar realmente; ¿son pura leyenda urbana, un auténtico acontecimiento inexplicable, una obsesión, un críptico, o simplemente algo que entra en nuestro reino desde algún universo paralelo fantástico?. Un caso que sobresale del resto es el caso del conejito Hombre, una historia demencial donde aparece un conejo de tamaño humano que aterrorizó supuestamente los campos y bosques de Virginia durante un año. Es una historia misteriosa que se encuentra entre la línea de los fenómenos inexplicables, leyenda urbana y los crímenes sin resolver, y que se tambalea en el borde de la realidad y la locura.
El cuento del conejito hombre comenzó con una serie de asesinatos brutales sin resolver, que supuestamente se originaron con un manicomio que existía en el condado de Clifton, Virginia en el año 1900. Cuando la gente comenzó a trasladarse a vivir al poblado que se encontraba cerca del manicomio, se dice que pidieron amablemente que el centro lleno de lunáticos fuese cerrado. En respuesta a la petición, una nueva instalación, que se conocía como la prisión de Lorton fue construida y los internos se prepararon para su traslado a ser reubicados en el nuevo centro.
Según la historia, en el otoño de 1904 los internos fueron montados en 15 transportes para ser trasladados a las nuevas instalaciones. Se dice que en algún momento durante el viaje a la prisión de Lorton, el conductor de uno de los vehículos dio un volantazo con violencia con el propósito de evitar algo en la carretera y el transporte se salió de la carretera para estrellarse espectacularmente en el desierto oscuro. La mayoría de los presos a bordo, incluido el conductor, murieron en el accidente, pero algunos sobrevivieron y escaparon al paisaje circundante, fundiéndose con el negro de la noche. Al día siguiente la policía estaba trabajando duro peinando la zona para cazar a los que se habían escapado. Después de una persecución exhaustiva e intensa que duró meses, las autoridades dijeron que habían capturado a todos menos dos de los cerca de 10 presos que habían escapado; eran Marcus A. wallster y Douglas J. Grifon.
La búsqueda de los desaparecidos ofreció pequeñas pistas sádicas. La policía y los lugareños afirmaron que se encontraban muchos cadáveres mutilados de conejos, algunos de ellos colgando en los árboles, que habían sido desmembrados parcialmente, sus pieles habían desaparecido, y estaban medio comidos. 
La policía encontró el cuerpo de wallster colgando bajo un puente de las vías del ferrocarril en Colchester. Al parecer había una nota adjunta a los pies del muerto que decía "Nunca me encontrará no importa cuánto te esfuerces, Firmado, el conejito Hombre". La policía ya sabía el destino de uno de los lunáticos escapados, pero el otro estaba al acecho en alguna parte en el desierto.

A medida que la policía buscaba a Grifon, siguieron encontrando conejos mutilados sin piel y medio comidos, que supusieron habían sido muertos por el preso fugado, y así a causa de estos restos, además de la nota críptica que había sido encontrada, el fugitivo se conocía como el "Conejito hombre." El 7 de abril 1905, después de una intensa búsqueda por el desierto, la policía abandonó la caza del hombre conejo, considerando que o estaba muerto o no se encontraba en la zona hacia tiempo.
Supuestamente, la noche de Halloween de 1905, un grupo de adolescentes fueron al Cruce de autopista de Colchester, cerca de Clifton Virginia, donde se encontraba el Puente del conejito del hombre, en el que habían encontrado colgando el cadáver sin vida de wallster. Se dice que tres de los adolescentes más tarde se encontrarían muertos, sus gargantas cortadas, y con cortes largos en el abdomen como si hubieran sido eviscerado como un conejo. La historia causó gran alboroto en su momento, y los padres advertencia a sus hijos de no ir a ninguna parte cerca del puente.
En Halloween de 1906, el Conejito hombre presuntamente golpeó de nuevo. Esta vez, se dijo que siete adolescentes hicieron una fiesta bajo el puente, también había una chica joven con el nombre de Adrian Hatala, pero se separó del grupo asustada por las historias y así mantener las distancias. De acuerdo con su relato, vio una luz tenue que se acercaba al puente, seguido después de un destello cegador de luz brillante que emanaba del puente alrededor de la medianoche, ella podía oír los gritos de angustia de sus compañeros en el aire frío de la noche . Cuando ella se acercó para investigar, encontró los cuerpos de todos sus amigos colgados debajo del puente, mutilados de una manera similar a los adolescentes que se habían encontrado el Halloween anterior. Según la historia, ella al parecer finalmente fue acusada de los asesinatos y encerrada en una institución mental.


Más asesinatos tendrían lugar en los años siguientes. En 1913, 1949, y de nuevo en 1976 fueron supuestamente encontrados los cuerpos de varios adolescentes colgando bajo el puente, asesinados y mutilados de una manera brutal. A lo largo de esta locura, las investigaciones sobre los homicidios no encontraron nada. Durante todo este tiempo, una serie de extraños avistamientos estaba empezando a surgir alrededor de la zona, la de una persona de tamaño adulto vagando por el desierto, cerca del puente de conejito hombre vestido con una especie de traje de conejo, a menudo se decía como empuñando un hacha o cuchillo largo. La figura también fue vista en áreas tan lejanas como Maryland y el Distrito de Columbia.
Dos de los relatos más fascinantes y extraños del conejito hombre surgieron en 1970. El primer incidente ocurrió el 19 de octubre de 1970, cuando un cadete de la Academia de la Fuerza Aérea con el nombre de Bob Bennett fue con su prometida en coche a un apartado junto a la carretera en Burke, Virginia,donde la pareja podía estar sola. Fue en este momento que se dieron cuenta de una figura blanca en movimiento junto al vehículo. Momentos más tarde, la ventana delantera estalló en una cascada de vidrio. Bob Bennett horrorizado arrancó el vehículo y acelero poniendo distancia , mientras gritaban por el camino se dieron cuenta de un pequeño hacha en el suelo del coche. Cuando le preguntó más tarde la policía, Bennett insistiría en que el agresor iba vestido con un traje de conejo, y también se lo dijo a sus superiores en la base de la Fuerza Aérea. Aunque la historia sonaba absurda, Bennett continuaría insistiendo que era cierto tiempo después del incidente.

A pesar de tener la sensación de que no era más que una historia de fantasmas espeluznantes o mito urbano, la historia de un maníaco sin identificar acechando el área era suficiente para ser tomado bastante en serio por la policía. Apenas dos semanas después del incidente Bennet, el conejito hombre golpeó de nuevo. Paul Phillips, un guardia de seguridad privada de una empresa de construcción, informó de que había visto un conejo de tamaño humano en frente de una casa en construcción. Cuando se acercó para ver quien era y que quería, el conejo le dijo "Todos ustedes ofenden aquí. Si no sales de aquí, yo te voy a reventar en la cabeza ", tras lo cual el conejito hombre comenzó a golpear furiosamente una de las casas desocupada con un hacha. Al parecer, Phillips sobresaltado volvió a su coche para conseguir un arma de fuego, el "conejito" rápidamente se escapó hacia el bosque y desapareció.
Después de eso, muchos informes comenzaron a llegar de un conejito de tamaño humano que recorría la noche cerca del puente Colchester, para acosar o incluso atacar a las personas que se aventuraban allí. En total, cerca de 50 dichos informes fueron aparentemente registrados por personas que afirman haber visto o se habían enfrentado al Conejo de Hombre. El patrón que seguía el misterioso intruso fue extrañamente coherente, acosando a parejas en los coches, que representaba la mayoría de los informes, y la mayoría de ellos mencionaban el uso de un hacha de algún tipo, y todos lo describen la misma apariencia monstruosa disfrazado de conejo. El conejito hombre también se dice que tiene una extraña propensión a destrozar casas. Numerosos misteriosos asesinatos sin resolver alrededor de la zona también se atribuyeron al conejito hombre, aunque no había pruebas para vincular a un hombre con un traje de conejito de los crímenes. Los periódicos y programas de televisión también contaron la extraña historia del conejito del hombre, sobre todo en referencia al caso Bennet.
Informes adicionales de un maníaco vestido como un conejito que ronda por la zona fueron tan numerosos que el cuento del conejito hombre comenzó a tomar el aire de una leyenda urbana espeluznante, sobre todo entre los adolescentes en la noche de Halloween. Uno de estas historias cuenta que supuestamente ocurrió en 1987, cuando una adolescente con el nombre de Janet Charletier salio con cuatro de sus amigos en la noche de Halloween hacia el puente Colchester, todos iban andando por ahí tratando de asustar a los demás hablando de la leyenda espeluznante del conejito Hombre. Janet realmente no creía todas las historias, pero alrededor de la medianoche, hubo un repentino destello de luz brillante bajo el puente y sintió que le habían cortado en el pecho. En sus esfuerzos por escapar presa del pánico, ella supuestamente golpeó su cabeza con algo colgando allí, presumiblemente un cuerpo. La historia cuenta que ella se vio a sí misma en el cuerpo que colgaba y se desmayó, cuando se despertó de lo que parecía una pesadilla, se encontró con que había estado sangrando y que su cabello se había vuelto blanco. Tales historias son muy comunes entre los chicos de la zona.

Otro relato afirmó que la policía respondió a un reporte de que un hombre en un traje de conejo vagaba alrededor blandiendo un hacha, que fue remitido entonces como el "hombre del hacha." Una unidad fue enviada a investigar no encontrando ninguna señal del intruso, pero poco después se recibió una llamada a la policía de un misterioso hombre que dijo:

“Usted ha estado ensuciando mi propiedad, moviendo tocones, ramas y matorrales, y otras cosas de la propiedad. Usted puede si quiere, encontrarse conmigo esta noche y hablar de la situación.”
A la luz de tal amenaza, se puso en marcha una operación de vigilancia de la policía, pero no salió nada de ella y el presunto hombre conejito no se presentó. El jefe de la investigación, WL Johnson, estaba intrigado por los diversos informes de conejos blancos de tamaño de un hombre que deambulaban para atacar a la gente, pero al final dijo:

“Después de una extensa investigación sobre éste y otros casos de esta misma naturaleza, se sigue sin demostrar si existe o no, realmente, un hombre conejo. Las únicas personas que han visto este llamado hombre conejo han sido adolescentes. Al entrevistar a todo el mundo en este caso que puedan haber tenido conocimiento de las incidencias relativas a un conejito hombre, no ha habido ninguna información significativa al descubierto que diera lugar a la identidad de la persona o personas que se hacen pasar por un hombre conejo. Este caso será marcado como inactivo.”
Todas las investigaciones policiales sobre estos avistamientos acaban en nada, y en ausencia de alguna pista o pruebas, toda la historia comienza a tomar una vida renovada de una leyenda urbana. Cuentos como estos dan una explicación completa de lo que supuestamente sucede en el puente. La leyenda dice que si uno visita el puente alrededor de la medianoche, en especial en la noche de Halloween, entonces el espíritu del conejito hombre los matara, y los colgara debajo del puente. Este espíritu supuestamente comienza como una luz tenue que se mueve a lo largo de las vías por encima del puente y luego cuando la muerte está cerca se materializa bajo el puente y se convierte en un destello cegador, durante el cual el ominoso conejito Hombre sacrifica a los presentes casi instantáneamente, por lo general corta el pecho y la garganta. El paso de Colchester se ha convertido en un lugar famoso por el Conejito hombre, y atrae a gentes de todas partes con una fascinación macabra con las historias. Avistamientos ocasionales del presunto conejito Hombre continúan hasta nuestros días, y en 2001, 6 estudiantes locales salieron a buscarlo con un guía. El grupo encontró supuestamente cadáveres mutilados de conejos en la zona y se asustó cuando afirmaron haber visto figuras sombrías que merodeaban por los bosques de los alrededores.

Es difícil conectar este tipo de leyendas urbanas y presuntos avistamientos a ningún tipo de evidencia sólida que demostrase que los incidentes realmente ocurrieron y no son las imaginaciones febriles de adolescentes asustados por una buena historia. ¿Es este un caso de un fantasma, un crimen sin resolver, un psicópata suelto, algún animal misterioso?, o es simplemente la psique humana delirante trabajando sobre sus miedos internos para crear un fantasma y construir un mundo real en forma de historias de miedo y mitos.

La historia de un conejo de tamaño de un hombre corriendo para aterrorizar, llegando incluso al asesinato, hace que la gente cruce la línea del misterio y llegue a la ridiculez, pero muchas leyendas urbanas, sin duda, tienen su origen en alguna parte de verdad, así que ¿quién sabe realmente?. Para el caso del conejito hombre, por muy absurdo que parezca, puede ser que sea una buena idea mantenerse lejos del puente de Colchester durante la noche, por si acaso.


_________________
4/300
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La Zona Cero Todas las horas son GMT + 2 Horas
Ir a página Anterior  1, 2, 3
Página 3 de 3

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro

Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group
Forums ©